Contáctanos: 8634772 / 3106139888  arbolrojo2010@gmail.com  / Chía, Cundinamarca.

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon

September 29, 2017

Please reload

Entradas recientes

BLOG - Mirar más allá del sistema.

April 23, 2018

1/9
Please reload

Entradas destacadas

Blog - Consulta con el pediatra

 

 

 

 

Durante la infancia, las enfermedades suelen hacerse más presentes en la medida que los niños crecen y están más expuestos al entorno. Cuando los niños comienzan a estar rodeados de otros niños, se tornan susceptibles al contagio de cualquier cuadro. Esto es algo que reconocemos todos los que trabajamos con infantes.

 

Cuando un niño se ve afectado por un cuadro viral, así sea muy leve, sus defensas bajan durante algunos días.  Por esto es importante recuperarse de cualquier cuadro -por simple que sea- antes de volver a tener contacto con el entorno o con otros niños. El contacto con gérmenes más serios en un momento de defensas bajas, puede complicar rápidamente un cuadro de bajo riesgo.

La forma de prevenir enfermedades más complejas no consiste en aislar a los niños, meterlos en burbujas o taparlos con varias capas de ropa. En realidad puede ser más sencillo, cuidarlo uno o varios días en casa de acuerdo a la sugerencia del médico, acompañarlo a bañar sus manos con frecuencia y estar al día con el esquema de vacunación. Los buenos hábitos alimenticios por supuesto son la fuente de vitaminas y compuestos indispensables para mantener un sistema inmunológico fuerte. Mientras crecen los síntomas se van distanciando por el fortalecimiento de su sistema inmunológico. Entonces, la polémica no es de si debe ir al colegio o debe quedarse en casa indefinidamente, pues al primer contacto con un ambiente con virus(los hay en todas partes), lo afectará nuevamente. El asunto es anticiparse a complicaciones actuando sobre los primeros síntomas, dejar el niño en casa por unos días o bajo prescripción médica, ofrecer dietas alimenticias enriquecidas también con recomendaciones del pediatra. Por supuesto, es de considerar que los buenos hábitos alimenticios y de aseo, la ejercitación al aire libre, el uso de ropa que no exagere la sudoración ni el calor corporal, enseñarle a los niños a lavar sus manos,  una educación emocional equilibrada y un sueño nocturno reparador, son factores que favorecen una buena salud.

 

Existen algunos síntomas que pueden indicar la atención y/o alerta .

 

- Dificultad respiratoria

- Que no coma ni beba nada

- Resfriados prolongados.

- La fiebre aunque es un indicativo de alarma, no es del todo fiable. A veces los síntomas más graves cursan con fiebres bajas. Por eso es preferible siempre hacer una consulta pediátrica, más aún cuando los síntomas no mejoran en el corto plazo.

- El decaimiento, mal color en la piel o la presencia de manchitas rojas en la piel (petequias) sin motivo aparente, en las extremidades ,el tronco, o cara, son motivo de consulta inmediata.

-Algunos niños pueden referir dolor de cabeza , de estómago o  presentar  vómito ,como indicativos de un cuadro que amerita la consulta.

 

 

No olviden siempre estar pendientes de estas señales y recuerden que la mayor cantidad de enfermedades, son enteramente prevenibles.

 

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Please reload

Síguenos